Las Nuevas 3Rs para el Siglo XXI

folder_openReconnect, Reduce, Rescue, Spanish
commentNo Comments

por Steven Feuerstein, cofundador, for all a beautiful earth, https://fab.earth

¿Reducir, reusar, reciclar?

Eso es del Siglo XX.

No me malinterpretes estoy totalmente de acuerdo con reducir-reutilizar-reciclar. Es un gran mantra para cambiar la forma en que consumimos: una fórmula simple y fácil de recordar y una fórmula con una solicitud.

Primero, haces todo lo posible para reducir el consumo. Luego, si ya lo compraste, lo reutilizas (o reutilizas algo que otra persona compró) antes de comprarlo nuevamente. Si no puedes reutilizarlo (más), entonces lo reciclas si es posible. Finalmente, lo envías a la basura.

Si hubiéramos seguido este orden durante las últimas décadas, el cambio climático no sería tan grave como lo es ahora. Sin embargo, no respetamos y seguimos las 3R. En lo que respecta a los hábitos de compra, omitimos reducir y reutilizar y depositamos todas nuestras esperanzas y sueños en el reciclaje.

En la mente popular, “reducir” es para los ascetas que prefieren vivir en una cueva y luego disfrutar de la vida moderna; “reutilizar” es para los hippies; pero el reciclaje, ah, el reciclaje es la marca de un consumidor virtuoso.

Nos hemos convencido (con mucha ayuda de fabricantes, anunciantes y políticos) de que mientras reciclamos, está bien seguir comprando cosas. De hecho, está bien comprar más y más cosas, porque vemos que más cosas tienen el símbolo de reciclaje, el cual nos dice que hicimos una buena elección y que vamos a ayudar al mundo a que sea un lugar mejor.

Así que seguimos comprando cosas, incluso muchas cosas que realmente no necesitamos, porque nos hacen sentir más cómodos o nos hacen la vida más cómoda (nos ahorran tiempo) o nos entretienen poderosamente. Como lo hemos hecho de esta manera, la cantidad de plástico, metal y papel disponible para el reciclaje aumentó, al igual que las pilas de basura.

En retrospectiva, no es difícil ver por qué nos enamoramos del reciclaje y rechazamos las otras dos Rs.

El reciclaje se lleva a cabo después del consumo, mientras que la reducción y la re-utilización se realizan en lugar del consumo. 

Reciclar (o como Peter Kalmus, autor de “Being the Change”, dice: “Garbage 2.0”) nos permite comprar nuestro pastel, comerlo también y luego convencernos de que estamos perdiendo peso. Todo al mismo tiempo. ¡Ah, la inocencia del Siglo XX!

Ahora, en el año 2019, enfrentamos las consecuencias de esta corrupción de las 3R: el programa mundial de reciclaje se ha roto (China finalmente se hartó de ser el basurero del mundo, y ahora muchos otros países en Asia están rechazando nuestra basura) Nuestros océanos están plagados de plástico, nuestros ríos están envenenados y nuestros bosques están diezmados.


This Is What The Death Of Recycling Looks Like
IPOH, Malaysia ― Bales of plastic garbage, stacked 15 feet high, shimmered in the 100-degree heat. Theygave off a faint…
All the Ways Recycling Is Broken — and How to Fix Them
Every step of our recycling system has major flaws. Fortunately, promising technology could revolutionize the process.
‘Plastic recycling is a myth’: what really happens to your rubbish?
You sort your recycling, leave it to be collected – and then what? From councils burning the lot to foreign landfill sites overflowing

Las especies se están extinguiendo, las tormentas cada vez más intensas causan estragos en nuestras costas, el hielo en ambos polos se está derritiendo rápidamente. Y los humanos apenas se dan cuenta, porque están demasiado ocupados viendo videos en sus teléfonos y gritándose unos a otros en las redes sociales.

Nosotros — todos los seres vivos de este planeta — ya no podemos permitir que los humanos intenten seguir las 3Rs algo pintorescas del siglo XX. Necesitamos un nuevo conjunto de R, junto con herramientas que nos ayuden a implementar estas nuevas Rs.

El equipo de fabe propone las siguientes (en su mayoría) nuevas 3Rs:

reducir, rescatar, reconectar

Como leerás a continuación, las nuevas 3R nos llevan más allá del simple enfoque exclusivo en el consumo, sino que nos guían hacia una forma holística de vivir y actuar en el mundo, que refleje la naturaleza profunda de la crisis que los humanos hemos creado y denominado (tan mal) como “cambio climático”.

reducir

Reducir el consumo de la manera más rápida y completa posible. Esto incluye reutilizar y reciclar siempre que sea posible. Pero debemos mantener la reducción como primer foco y en el centro de nuestra atención si queremos incluso reducir la velocidad de aceleración del cambio climático.


¿No lo necesitas? ¡No lo compres!

Cada compra que hacemos empeora el cambio climático. Cada compra que evitamos, retrasa el cambio climático – un poquito.

Pero, ¿y si millones de nosotros tomamos las mismas decisiones de compra? Entonces cada poquito sumaría hasta convertirse en un gran cambio. Lo suficientemente grande como para transformar nuestro poder de compra en un super poder que obligue a los gobiernos y a las empresas a implementar políticas para combatir el cambio climático ya mismo.

Porque así funcionan los mercados. Si compramos menos cosas ahora, las empresas no producirán tantas cosas el próximo año. Si compramos cosas de manera diferente (si, por ejemplo, nos negamos a comprar una caja envuelta en plástico con botellas de agua de plástico), las empresas dejarán de fabricar esos productos ya que se quedarán en los estantes sin venderse.

Lo cual conduce a menos contaminación, menos destrucción del hábitat, menos residuos y lo que conlleva a lograr reducir el cambio climático.

Y está absolutamente a nuestro alcance hacer que esto suceda. Esta no es una idea teórica o utópica. Éste es el por qué.

Cada uno de nosotros controla -sí, cuándo- y cómo consume. Es una de las pocas cosas en nuestras vidas sobre las que tenemos casi completo control. Nosotros mismos somos el único obstáculo a cambiar nuestros hábitos de compra.

Cada uno de nosotros puede decir “No, gracias” a la última tecnología de televisión. Cada uno de nosotros puede decir “¡De ninguna manera!” a esas horribles botellas de agua de plástico.

En una economía de mercado, nosotros los consumidores tenemos el control. Eso es un hecho, incluso si no nos sentimos así en este momento. Con suficiente “no, gracias” y “de ninguna manera” de los productos que no necesitamos o están empaquetados de manera inútil, las compañías cambiarán qué y cómo venden, o se quedarán sin negocio.

Ese es el “juego largo” cuando se trata de nuestro poder de compra. Pero también hay un “juego corto” y eso es lo que necesitamos ahora, más que cualquier otra cosa, porque nos hemos quedado sin tiempo.

Además de reducir ampliamente nuestro consumo, también podemos usar nuestras opciones de compra para que las empresas tomen medidas voluntarias ahora que pueden eventualmente ser exigidas por iniciativas como el Green New Deal. Después de todo, una empresa no necesita una ley para obligarla a hacer lo correcto. Podrían, por ejemplo, elegir no gastar millones en grupos de presión para oponerse a la legislación climática. Podrían optar por donar esos millones a grupos que luchan contra la extinción.

Y si no quieren ser parte de la solución al cambio climático, ¿por qué querríamos darles nuestro dinero?

La conclusión es que el consumo humano desenfrenado fue y es un gran contribuyente al cambio climático y las extinciones. Reclamando nuestro poder sobre nuestro propio consumo, reduciendo y apuntando a ese consumo, ofrece el mejor y más rápido camino hacia un futuro esperanzador.

rescatar

Rescatar animales que sufren acciones humanas, incluyendo especialmente la cría de animales. Hagamos todo lo posible para detener la extinción de especies enteras causada por el hombre. 

Media Release: Nature’s Dangerous Decline ‘Unprecedented’; Species Extinction Rates ‘Accelerating’
Summary for Policymakers, photos, ‘B-roll’, other media resources: bit.ly/IPBESReport Media launch webcast live from…

Reducir el consumo tendrá un impacto de mediano a largo plazo. No compramos ahora y en el futuro habrá menos cambio climático. Esto no solo ayudará a los humanos, sino a todas las demás formas de vida en el Planeta Tierra.

Pero eso no ayuda a los miles de millones de animales y especies enteras que están amenazadas hoy con la aniquilación, ahora mismo, como resultado de nuestro consumo y arrogancia.

Una vez que una especie se extingue, desaparece para siempre de este mundo, del universo. Ya es bastante malo cuando eso sucede por el transcurso de los cambios naturales en el mundo. Pero es más que horrible que una especie deba extinguirse para asegurarse de que las personas puedan disfrutar viendo sus videos de gatos y beban agua purificada proveniente de botellas de plástico.

Aquellos de nosotros que estamos preocupados por la amplia extinción de las especies que está ocurriendo ahora, debemos buscar desesperadamente todas y cada una de las acciones posibles que podemos tomar hoy, ahora mismo, para rescatar a esas especies. El salvar las especies debe ser una de las principales prioridades del movimiento de acción por el clima.

Afortunadamente, hay cientos de organizaciones en todo el mundo que trabajan día y noche para salvar vidas y especies de animales. Miles de personas pasan tiempo y arriesgan sus vidas en los campos, selvas y océanos para combatir los peores efectos del consumo humano.

Estos rescatistas son verdaderos superhéroes, pero son casi completamente invisibles para el público en general y están muy limitados por el presupuesto y la política. Todos estos grupos, todos estos rescatistas, merecen y necesitan nuestro apoyo y necesitamos ser inspirados por su gran dedicación y logros.

Cada uno de nosotros podemos convertirnos a nuestra manera en un rescatista. Ofreciéndonos como voluntario en los parques y reservas locales para hacer retroceder a las especies invasoras. Ayudando a limpiar las vías fluviales en nuestros pueblos y ciudades. Plantando árboles.

Hay tanto que podemos hacer para rescatar la vida amenazada por las consecuencias del consumo humano. ¡Y cuanto más rescatamos, más nos reconectamos!

reconectar

Reconectemos a la humanidad, especialmente a nuestros hijos, con el mundo natural. Fortalezcamos los lazos familiares y de amistad  —lejos de Internet y las pantallas de computadoras.  

Nosotros, especialmente nuestros niños, necesitamos reconectarnos con el mundo natural y fortalecer los lazos con la familia y los amigos, lejos de Internet y las pantallas de computadoras.

Cuanto más tiempo pasamos dentro de nuestras cajas selladas (automóviles, trenes, aviones, hogares, oficinas) y más tiempo pasamos mirando las pantallas y escuchando a través de los auriculares, más consumimos (energía y más) y menos notamos, apreciamos y disfrutamos el resto del mundo. Eso también nos hace sentir mal y eventualmente nos enfermamos.

Cuanto más tiempo pasamos afuera, menos consumimos y más apreciamos la alegría de lo salvaje. Cuanto más activos estamos afuera, más saludables y felices nos volvemos.

Si esto no es obvio para ti, apaga tu computadora ahora mismo y sal afuera. Siente el viento y el sol en tu cara. Toma una respiración profunda. Ve entre los árboles. Huele el mundo. Escucha a los pájaros.

Vuelve a conectarte con el mundo natural y volverás a conectarte contigo mismo.

Juntos, todos podemos restaurar y vivir en un mundo hermoso.

Sé realista, Steven

No es difícil encontrar personas en Internet que no estén de acuerdo con este enfoque. Su crítica podría resumirse como: “¿Seriamente piensas que cuando muchas personas decidan dejar de comprar botellas plásticas de agua, las compañías cambiarán de opinión? Eso es ridículo. Necesitamos acción colectiva, no acción individual”.

No, no creemos que ninguna acción o tipo de acción sea suficiente. Creemos que la acción individual es necesaria, junto con la acción colectiva.

También creemos que los cambios a nivel individual son necesarios, incluso si no son suficientes.

¿Por qué deberían los políticos y los líderes empresariales tomar en serio nuestras peticiones y cartas, como también los “me gusta” en las redes sociales cuando parece que no nos importa lo suficiente como para hacer sacrificios —grandes o pequeños— en nuestras propias vidas para no empeorar las cosas?

Además, la acción colectiva (cambiar la política gubernamental, obligar a las empresas a cambiar la forma en que fabrican y distribuyen el bien) —requiere mucho poder político. No tenemos ese poder ahora. Las corporaciones y los ricos tienen el poder. Pero cuando ejercemos nuestro poder de compra y comenzamos a acumular algunas victorias, podemos comenzar a fijar nuestra mirada en el cambio sistémico.

Para concluir: todo esto se trata de “sí y”. Necesitamos tomar medidas en todas las formas posibles, en cada momento del día si vamos a tener el impacto necesario para evitar una catástrofe global. No debemos discutir sobre lo individual contra lo colectivo.

Debemos hablar menos, no discutir en absoluto y tomar acción.

Espero que puedas sentir en tus huesos que este nuevo conjunto de 3R —reducir, rescatar y reconectar —ofrece un camino para tener un impacto inmediato y a largo plazo en el cambio climático. Creemos que también nos hará a cada uno de nosotros más saludables y felices —e inundará nuestras vidas con sentido y propósito.

El equipo de fabe también cree que necesitamos herramientas que nos ayuden a implementar estas 3R del siglo XXI. Necesitamos una forma de actuar colectivamente y tener un mayor impacto. Necesitamos una manera de armar y utilizar fácilmente los planes de acción climáticos en nuestras propias vidas. Es por eso que hemos creado la aplicación fabe (por cierto, nos gusta pronunciarla “fay-bee”, pero puedes decirla como quieras).

Hay otras aplicaciones que hacen cosas similares, como wedonthavetime.org, joulebug.com, 1millionwomen.com.au, earthhero.org y muchas más. ¡Échales un vistazo! Esperemos que algún día todos trabajemos juntos para maximizar nuestro impacto.

Y, sí, podemos darnos cuenta de la hipocresía de instar a todos a reconectarse con la naturaleza y luego proporcionar una aplicación para ayudar. 🙂

Ésta es la cuestión: Internet, las redes sociales y nuestros teléfonos se han utilizado para aumentar el consumo al hacer que sea más fácil y más barato comprar en línea. Con tu ayuda, fabe aprovechará esas mismas tecnologías para convertir los teléfonos de ser aceleradores del cambio climático a convertirse en los frenos del cambio climático. Espero que valga un poco de hipocresía.

Menos Charla, Más Acción

Claro, hay muchas personas que aún no aceptan que el cambio climático es causado por el consumo humano, que estamos enfrentando una grave crisis, que el futuro de nuestros hijos y nietos están amenazados.

No nos preocupemos por convencerlos. Mostrémosles lo preocupados que estamos y lo serios que somos al cambiar nuestras vidas y hacer lo que podamos, para mejorar las probabilidades de un mundo habitable para nuestros descendientes. Por favor, piensa en estas nuevas 3R y en cómo puedes seguirlas en tu propia vida. Recuerda:

  • reducir: ¿no lo necesitas? ¡No lo compres!
  • rescatar: la extinción es para siempre. Necesitamos actuar ahora de todas las formas posibles.
  • reconectar: la naturaleza nos necesita y nosotros necesitamos a la naturaleza.


Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Fill out this field
Fill out this field
Please enter a valid email address.
You need to agree with the terms to proceed

Menu